Colombia destruye laboratorio que proveía droga a cárteles mexicanos

CDMX. – Un laboratorio clandestino de cocaína operado en una zona selvática del suroccidente de Colombia por una organización disidente de las guerrillas de las FARC, proveedora de drogas de los cárteles mexicanos Jalisco Nueva Generación (CJNG) y de Sinaloa, y capaz de producir dos toneladas del estupefaciente por semana, fue destrozado por autoridades colombianas de seguridad, confirmaron este martes fuentes oficiales de ese país.

La Dirección Antinarcóticos de la Policía Nacional de esa nación informó a EL UNIVERSAL que el laboratorio pertenecía al Frente Oliver Sinisterra, grupo armado organizado residual dirigido por el ecuatoriano Wálter Artízala Vernaza”Guacho”, acusado de asesinar en abril anterior a un equipo periodístico del diario El Comercio, de Ecuador, y disidente de la ex guerrilla comunista de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC).

En lo que describió como un “gigantesco complejo”, el subdirector de Antinarcóticos, coronel Tito Yesid Castellanos Tuay aseguró que el sitio tenía la capacidad de producir dos toneladas de cocaína a la semana y que en el operativo fueron decomisados mil 215 kilos de la sustancia todavía en proceso.

“Armar esta infraestructura en la selva tiene un costo de 6 mil 200 millones de pesos”, que equivalen a unos dos millones de dólares, dijo Castellanos, en una declaración que Antinarcóticos remitió a EL UNIVERSAL.

“La producción de alcaloides era enviada a través de lanchas rápidas hasta Centroamérica”, afirmó, al advertir que “seguimos impactando las finanzas” del Frente encabezado por “Guacho”.
Un reporte adicional de la Dirección, enviado a este periódico, puntualizó que el destino de la droga que se produjo en ese laboratorio fue México.

El sitio fue destruido por las autoridades colombianas. No hubo detenidos, pese a que el bloque de “Guacho” se moviliza por el suroccidente de Colombia y el norte y el noroccidente de Ecuador, de acuerdo con datos policiales de ambos países.

“Guacho”, identificado por los gobiernos de Colombia y Ecuador como responsable del asesinato del periodista Javier Ortega, del fotógrafo Paúl Rivas y del conductor Efraín Segarra, del periódico ecuatoriano El Comercio, es uno de los hombres más buscados en ambos países. El equipo periodístico fue secuestrado el 26 de marzo pasado.
Un operativo policial de Colombia permitió localizar en el suroccidente de ese país un cargamento de mil 215 kilos de cocaína todavía en solución o en proceso de producción en un laboratorio clandestino.

Agencia El Universal

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password